El Holi es un festival tradicional Hindú que celebra el principio de la primavera y el triunfo del bien sobre el mal. Es conocido por los polvos de colores que las personas que participan tiran al aire, dejando a todos cubiertos con capas de colores cuando termina.

El motivo por el cual se celebra proviene de varias leyendas hindúes. Una de las  historias cuenta como el dios Vishnu salvó a Prahlada de que lo quemaran vivo, mientras su tía malvada Holika ardía en la hoguera. La noche antes del festival se hace una fogata representando la quema de Holika y el triunfo del bien sobre el mal.

Otra de las historias explica el porqué de los polvos de colores que se tiran, llamados gulau. Éstos vienen de la leyenda de Krishna, cuya piel es de color azul oscuro. Se dice que Krishna estaba preocupado porque su amada Radha no lo aceptara por su color, por lo que pintaba la cara de Radha con polvos de colores para hacerla parecerse a él.

Hoy en día, todos se tiran este polvo perfumado para celebrar el amor de Krishna y Radha, sin importar su edad o estatus social. El polvo también representa el comienzo de la primavera y todos los colores que llegan con ella a la naturaleza.

Históricamente, el gula se hace de cúrcuma y extractos de flores. Sus colores representan distintas cosas, el rojo refleja amor y fertilidad, el azul es el color de Krishna, el Amarillo es el color de la cúrcuma y el verde simboliza la primavera y los nuevos comienzos.